Blogia
DIARIOS DE LA OCUPACION

24 de Febrero

 

            En algún lugar de la ciudad hay una emisora de radio clandestina.

            Emiten de madrugada canciones de América y leen los nombres de los fugitivos que han alcanzado la libertad en la otra orilla. Cada noche la lista es más larga aunque las canciones siguen siendo las mismas.

            Me gusta escuchar esos nombres de personas anónimas e imaginar vidas nuevas para ellos. Tú serás fontanero en Ohio, tu vales para limpiar los cristales de Nueva York, mejor tú das de comer a los caimanes en Nueva Orleans, tú no sirves para nada y puedes tocar Jazz...

            El listado es absurdo porque nadie puede cruzar el Atlántico debido a las minas y a los radares. De todas formas, no me importa que estén inventándose los nombres.

            Cuando escucho la lista imagino que en algún lugar de Kentucky acaso un hombre como yo escuche de otra emisora clandestina una lista similar de las personas que han llegado a estas costas libres de Europa.

            La esperanza no tiene dirección ni sentido.

           

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres