Blogia
DIARIOS DE LA OCUPACION

 

6 de junio

 

            Si meto un dedo en el agua, se diluye cuando cierro los ojos. Será que tiene sed el vaso.

            Doy vueltas al agua con el hueso y el remolino me absorbe como la boca de una ballena.

            Cuando abro los ojos en este piso de alquiler y veo a mi alrededor las cortinas amarillas, la lámpara que cuelga llena de polvo, la tristeza en los retratos de las paredes y los trastos viejos que se diluyen por los rincones... me falta oxígeno y eso alienta mi pereza. No me quedan brazos para hacer nada y comprendo lo que sienten los peces en el estómago de la ballena.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres